¡Oh Oh lindo Valencia C.F!


Oh Oh Valencia que bella eres, tanto por dentro como por fuera. Hay cosas y tradiciones que nunca cambiaran, que una vez las aprendes, sientes o experimentas esa sensación de alegría única que te hace sentir.  Te comprometes con ella, porque te enamora con locura. Sólo contigo supe qué era gritar y llorar de felicidad en un intervalo de tiempo sorprendentemente corto. Sólo en aquellas noches a tu lado supe que era la definición exacta de la vida.
Sí así  es, Oh Oh lindo Valencia C.F., Tú, yo y junto al resto de aficionados nos comprometimos a escribir una historia  interminable juntos. Sin principio ni fin, pero repleta de  anécdotas y grandes hazañas.  Nos comprometimos a no dejarnos de lado y vivir juntos aquellas experiencias que siempre recordarás en tu vida, por eso nuestro  convenio   fue  estar ligados el uno al otro. No tiene sentido vivirla solo. Nuestro pacto no fue ese, por eso siempre de una forma u otra nos sentimos unidos y atraídos mutuamente. Nos citamos siempre cuando tenemos un rato libre, en nuestra propia casa, en el Estadio de Mestalla. Nuestro propio hogar para formar la comunión, entre  afición y  equipo. ¿Nos cambiaremos de casa? Mucho se hablo del Nou Mestalla, pero parece que para ese traslado aún tendremos que esperar quién sabe ya cuánto tiempo. Mientras tanto nos vemos en el  antiguo Luis Casanova.
Nadie dijo que el camino iba ser ni cómodo ni fácil, por eso sufrimos. Pero yo sé que cuando más lo necesitamos, no sé cómo, pero conviertes esos miles de llantos bañados de odio, lágrimas. Consigues cambiar esos hermosos rostros de caras tristes, por una bonita sonrisa y salir adelante, por eso siempre fuiste especial. Supiste elegir el mejor camino, para ser admirada por el resto. Gracias a ello nunca caminas marginada por tu propia senda, unidos hacemos esa fuerza que nos hace remar en los momentos más complicados. Tan malo es nuestro respeto  mutuo, que dicen muchos, como que mala es la afición del Valencia C.F. Que cuando saboreas en tu propia cara la amargura del descuento, lo primero que haces es llorar. Pero al instante de ello piensas, gracias Valencia C.F. por hacerme disfrutar. Por ello, no paras de animar ni de apoyar, siempre se dijo que la unión hace la fuerza. Y si me refiero a la ilusión de Turín (2013-2014), todos nos acordaremos de M´Bia, por que nos privó de jugar una final bien merecida. Ese día siempre quedará, en nuestra retina, porque fue un punto de inflexión. Pero por desgracia el fútbol nos debe una, nos jugó una mala fortuna en nuestra primera final de Champions en Francia, París (1999-2000) ,marcando una nueva identidad en el fútbol y demostrando a todos una lección de garra y entrega. Dejando en evidencia que la calidad apenas importa, sino las ganas y el esfuerzo son lo más importante. Contra el todopoderoso Real Madrid, quizá nos vino grande, ese día de nuestra primera final. El nerviosismo se apoderó de nosotros, nos pegaron una paliza bien dada.
Se nos caracteriza también por nunca arrojar la toalla y  por ello, al año siguiente volvimos con más fuerza, poniendo rumbo a Milán (2000-2001), en San Siro. Para disputar nuestra segunda final, otra vez nos quisieron condenar a  la peor tortura que hay en el mundo del fútbol. Esta vez en la tanda de penaltis. Las caras apenadas eran constantes. Si algo sabemos que tienes de especial, es escoger la mejor vía de escape en los momentos más difíciles. Nunca te rendiste para sorprendernos, siempre fuiste una caja repleta de sorpresas. Así que, pocos años después, volvimos a hacer historia, diciendo que aquí estamos de vuelta. Sin duda nuestra época más gloriosa para todo el valencianismo, que marcó un antes y un después en el relato de este club. El doblete mágico, bueno, doblete… Podemos decir triplete si contamos esa supercopa de Europa en Mónaco. Gracias a ello nos ganamos un respeto, admiración  y prestigio, que nadie nos privará de ello. Pasamos del éxito a la pobreza, un cambio muy grande que nunca entendimos. Hasta el punto de vernos ahogados, porque a punto estuvo de producirse nuestro  segundo descenso. Entonces nos sacamos una Copa del Rey de la chistera (2008), así, en sigilo, sin armar mucho murmullo. Que poco lo celebramos la verdad, pero aquel año fue tan agónico… Tanto que a punto estuvimos de retornar, a un lugar donde nunca debimos de estar, la segunda división, por ello evitamos los malos presagios del 1986. ¿Desde 2008 hasta 2013? Sin hacer nada, imposible, por eso en 2013 esta hinchada vivió un punto de inflexión. De pronto tras saborear la amargura de, en el último minuto, privarte de viajar a Turín. Como ya hemos contado al principio.
Pues bien ese día nuestra hinchada rejuveneció, la juventud se mostró como la llave del Valencia C.F. Ellos tienen piernas para recorrer kilómetros y poder vivir experiencias. Que sus maestros, en este caso abuelos y padres ya han vivido. Nuestro objetivo siempre fue ese abrazo colectivo, entre amigos íntimos, conocidos y desconocidos.
No trascurren buenos tiempos en la capital del Turia, ya que estuvimos al borde de la desaparición, a punto de entrar en concurso de acreedores, para nosotros eso suena raro. Por fortuna eso no sucedió, y el Valencia C.F.  se puso en venta. Tras la mala gestión de algunos expresidentes del club, que fue nefasta. Tuvo que venir el singapurense Peter Lim a salvarnos económicamente, ya que por lo que respecta a lo deportivo, no se ha invertido el dinero de manera adecuada. El nuevo proyecto que nos vendieron no está marchando según lo previsto. Las decisiones en la parcela deportiva no han sido las mejores, de hecho ha habido problemas. Por si tuviéramos pocos problemas, en el verano del 2015. Se reveló lo que era un secreto a voces, mala relación entre director deportivo y nuestro, ya exentrenador Nuno Espirito Santo, que quiso asumir él solo junto a Mendes, y sin más ayuda, la planificación deportiva de la campaña 2015-2016.  Aquella estrecha relación acabó con la dimisión del expreseidente Amadeo Salvo  y la antigua dirección deportiva encabezada por RufeteAyala y Joan Salvans .
Parece mentira, pero no aparecen más que problemas estos últimos años. Aún así, nuestra unión hace la fuerza que nos ayuda a dar un paso más cada día. Mejor no hablar de presente, porque está siendo una tortura y un sufrimiento para el aficionado, que no merece soportar dicha situación. Quién nos iba decir que nuestra actual plantilla iba a acabar con tantos problemas. Se suponía que íbamos a luchar por el cuarto puesto, pero no ha sido así. Hemos dado tanta pena que nuestro objetivo ha sido el de mantener la categoría en primera división. Por ello yo sé que no estamos atravesando una buena época, pero nada ha sido suficiente hasta el momento para entonar un adiós definitivo. No sé si es por suerte o por desgracia pero estamos condenados a entendernos, por eso siempre hasta la muerte. ¡Oh Oh lindo y bello Valencia C.F.!

Comentarios